HISTORIA DEL ALFABETO

Por motivos de la inmensa curiosidad que hemos visto que tienen nuestros alumnos, hemos decidido daros una explicación del origen del abecedario español, cuestión que se preguntan cada vez más nuestros mejores alumnos. Esperamos que esta información satisfaga vuestra curiosidad.

El alfabeto latino procede del griego de la región Calcídica, al norte de Grecia. Con respecto de éste hay algunas innovaciones:

* CH y LL: aparecían en ediciones antiguas del diccionario de la Real Academia Española, más conocida como Academia de la Lengua. Actualmente han desaparecido.

* G: es una innovación de un cónsul romano del siglo III a. C. Resulaba que la gente pronunciaba la palabra "Caius" como "Gaius", un nuevo fonema que no tenía el latín. Así que se le puso un trazo horizontal a la C y quedó convertida en la nueva letra G.

* H: aunque en griego ático era la letra eta /e/, en los dialectos del norte representaba una aspiración inicial que había desaparecido ya en latín tardío pero los gramáticos seguían marcándola como arcaísmo:
hotus > huerto. Sin embargo, una palabra como "familia" debería haber dado en castellano "hamilla", pero por influjo del latín eclesiástico se mantuvo la f- inicial.

* J: innovación renacentista para distiguir el sonido vocálico I del consonántico J. Procede de la I latina.

* Ñ: tiene una vírgula encima de la letra para diferenciarla de la N. La razón se debe a que es una abreviatura de la doble N: NN > Ñ. Esta abreviatura de los copistas cuajó y se incorporó al abecedario, aunque en latín no existía. Es la letra particular del español.

* P: procede de la rho (r) griega, pero asume otro sonido. Por el punto de articulación es labial y por el modo de articulación sorda, no como la R que es lateral vibrante.

* Q: al proceder de la letra koppa del alfabeto calcídico, no aparece en el alfabeto griego ático que conocemos. Es labiovelar QU: primero se pronuncia en el velo del paladar (la parte posterior de la boca) y luego termina la pronunciación en los labios (la u).

* U: es una letra de innovación humanistica (siglos XV-XVI). Los romanos sólo tenían una V que empleaban en su uso tanto vocálico (/u/) como consonántico.

* V: por el betacismo significa que se pronuncia como una B. En Valencia y regiones adyacentes todavía se pronuncia labiodental, (/f/).

* X: es en griego la letra J, pero en castellano la grafía representa la consonante compuesta /ks/

* Y: se usaba en latín sólo para notar palabras de origen griego cyrrus > cirro.

* Z: sonido de mal augurio para los romanos, ya que imitaba un sonido de mal augurio, equivalente a la muerte.

Colaboración de Juan Carlos Sesé Blog mundo clásico y moderno en Aragón