HISTORIA DEL ESPAÑOL EN ESTADOS UNIDOS

La lengua española ha tenido una larga historia en lo que es hoy Estados Unidos. Fue llevada primero a La Florida, en 1513, por Juan Ponce de León. Gradualmente, los conquistadores españoles ocuparon lo que llegaría a denominarse Spanish Borderlands (Territorios Españoles Fronterizos), que incluían La Florida, Luisiana y el Suroeste, donde el español pasó a ser la lengua de prestigio y continuó siéndolo desde mediados del siglo XVII hasta la primera mitad del siglo XIX.

El período colonial español fue más largo en Texas y Nuevo México, territorios que fueron explorados por españoles a partir de 1536. México se independizó de España en 1821, pero la administración mexicana de las regiones del Suroeste duraría poco. Texas se declaró independiente quince años después, y la subsiguiente guerra entre Estados Unidos y México (1846-1848) terminó con el tratado de Guadalupe Hidalgo de 1848, por el cual se cedía a la nación victoriosa todo el territorio al oeste de Texas. De este modo, Texas y California pasaron a ser estados de la Unión en 1845 y 1850, respectivamente, seguidos de Colorado en 1876. Una vez se constituyeron como nuevos estados, el inglés fue declarado inmediatamente como lengua oficial. Arizona y Nuevo México, por el contrario, tuvieron que esperar mucho más tiempo, hasta 1912, para que se les admitiera como estados, posiblemente porque la mayoría de la población era hispana y básicamente hispanohablante, lo cual hacía difícil imponer el inglés como lengua única en la enseñanza y en la administración.

Durante el siglo XX las Tierras Fronterizas Españolas se han rehispanizado debido a la inmigración. Asimismo, miles de individuos de Centro y Suramérica así como de España y muchos otros países europeos motivados por factores de tipo político y económico han emigrado a Estados Unidos. California, Los Ángeles en particular, ha sido elegida como el destino preferente de los refugiados políticos procedentes de Centroamérica. Estos inmigrantes han traído consigo muchos dialectos diferentes del español, pero las variedades dominantes siguen siendo sin duda las mexicanas.

Anuario Español en España 2004