EXPRESIONES COLOQUIALES CON “PONER”

En este artículo vamos a explicaros el significado de algunos de las dichos que se utilizan en español a nivel coloquial con el verbo "poner", y al mismo tiempo os explicaremos el origen histórico o la causa de estos usos.

1.- Poner pegas
Poner trabas, obstáculos o dificultades a la realización de algo. La expresión parece que se debe a una conocida trampa (el pego o la pega), que antiguamente se hacía en algunos juegos de cartas y que consistía en untar levemente algunas de ellas con cera y otra sustancia pegajosa para que quedasen unidas entre sí. La persona a la que se le ponían pegas tenía considerables dificultades para ganar la partida.
Decide tú adónde vamos de vacaciones, porque siempre tienes que poner pegas a todo lo que digo.

2.- Poner los puntos sobre las íes
Hablar con claridad y determinación sobre un asunto. La expresión se origina en el siglo XVI, cuando se extendió entre los copistas el uso de los caracteres góticos. Era fácil que, debido a este tipo de caligrafía, se confundiera la letra u minúscula con las dos íes minúsculas ii, agrupación no extraña en latín. Hay que recordar que la i minúscula por entonces no tenía punto. Por eso, sólo en caso de que aparecieran dos íes en un texto, para evitar confusiones, se comenzó a usar la tilde encima de cada una de ellas. El uso se extendió después a la i simple. De este afán e interés por la claridad se desprende el significado del dicho.
En la reunión, el director puso los puntos sobre las íes a propósito de los aumentos de sueldo previstos.

3.- Poner parches
Aplicar soluciones temporales e ineficaces. La expresión tiene su origen en el parche, que es un pedazo de tela con el que se tapa un roto o un agujero de una prenda o la goma de plástico que se pega sobre el pinchazo en la cámara de una rueda, de una bicicleta. Todas estas soluciones no suelen ser definitivas y se hace necesaria una reparación más cuidadosa.
Intentar arreglar la situación llevando a su mujer de viaje es sólo poner un parche que no arreglará su separación.

4.- Poner una pica en Flandes
Concluir con éxito una empresa difícil. La historia nos dice de las dificultades que durante el siglo XVII, durante el reinado de Felipe IV, tenía el ejército español para conseguir alistar a soldados para los tercios de Flandes, sobre todo a soldados de a pie que quisieran tomar la “pica”, es decir la lanza, para combatir en primera línea. Resultó muy complicado llegar a colocar una “pica” en Flandes, ya fuera un soldado o un grupo de ellos.
Enhorabuena, has puesto una pica en Flandes, porque conseguir leer y entender esa película es poco menos que imposible.

5.- Poner a alguien los cuernos
Ser alguien infiel a su pareja. La interpretación de este dicho se remonta al comportamiento que
tenían los antiguos señores de las comarcas o regiones de algunos países nórdicos. Al parecer,tenían un tipo de derecho de pernocta que les permitía pasar la noche con la habitante de sus dominios que les apeteciera. Cuando el gobernador entraba en la casa de la mujer elegida, se colgaban en el exterior de la puerta unos cuernos de alce para indicar que estaba dentro (algo así como “no molesten” de los hoteles). La colocación de la cornamenta no sólo no era causa de deshonor para el marido, sino que suponía un motivo de legítimo orgullo.
Su mujer ya estaba harta de soportar que él le pusiera los cuernos y ha pedido el divorcio.