LA ACADEMIA DE SUECIA CELEBRA EL CENTENARIO DE RAMÓN Y CAJAL

En homenaje al centenario del científico aragonés Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel de Fisiología y Medicina, se ha celebrado estos días en Estocolomo el simposio científico "100 años de neurociencia. Homenaje al Premio Nobel de Medicina 1906". El congreso ha sido organizado por The Cajal Club en colaboración con el Forum Nobel, el Karolinska Institutet, la embajada de España y el Instituto Cervantes de Estocolmo.

Con este premio concedido a Ramón y Cajal hace ahora cien años, la comunidad científica internacional celebra el nacimiento de la neurociencia o neurobiología: la puerta al conocimiento del funcionamiento del cerebro, de sus mecanismos y del pensamiento humano.

El premio Nobel Bert Sakman, del Instituto Max Planck de Heidelberg, participante en el simposio con la ponencia "Cortical miocrocircuits and maps", ha destacado en la sede del Museo Nobel la generosidad de Ramón y Cajal al compartir los avances de sus investigaciones con sus colegas de la época, porque, señaló, "Cajal casi siempre tenía razón".

Los científicos de todo el mundo reunidos en Estocolmo coinciden en la opinión de que no es fácil encontrar un laureado en cualquiera de las disciplinas del Premio Nobel que, como Cajal, se mantenga tan actual cien años después. La ciencia cuenta hoy en día con sofisticadísimos instrumentos para medir, analizar y observar que confirman de manera espectacular las conclusiones e interpretaciones que realizó Cajal con un simple y elemental microscopio de la época, así como a través de sus exquisitos dibujos.

Gaspar Cano, director del Instituto Cervantes de Estocolmo, ha recordado en su intervención que Santiago Ramón y Cajal llegó solo a Estocolmo en 1906 a recibir el prestigioso galardón. Nadie lo recibió y después de recoger el premio volvió directamente, también solo, a Madrid. "Valga este homenaje –ha dicho Gaspar Cano- para acompañar su genio cien años después".

Instituto Cervantes