LA RESIDENCIA DE ESTUDIANTES, REFERENTE CULTURAL DE ESPAÑA

Tras haber cumplido sus veinte años, en su segunda etapa, la Residencia de Estudiantes quiere volver a ser un destacado referente cultural de España. Recuperar la memoria de la Edad de Plata, uno de los períodos más fructíferos de la historia reciente de España, y estar atentos a los retos de la sociedad de la información han sido los dos objetivos con los que ha trabajado la institución en su segunda etapa.

Fundada en 1910 por la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas y dirigida hasta 1936 por Alberto Jiménez Fraud, la Residencia de Estudiantes fue, en su primera etapa, el primer centro cultural de España y en ella se alojaron los intelectuales y creadores más destacados de la época. García Lorca, Dalí, Buñuel, Dámaso Alonso, Alberti, Juan Ramón Jiménez, Severo Ochoa y Ramón y Cajal figuran en esa larga lista de residentes famosos de aquella "etapa mítica", en la que también participaron en diferentes actividades intelectuales de la talla de Einstein, Madame Curie o Paul Valéry.

La guerra civil truncó aquella primera fase y sería en 1986 cuando José García Velasco, actual director honorario de esta institución, quien acometiera la segunda etapa. Para celebrar estas dos décadas, la Residencia celebró un importante acto en el que participaron importantes figuras españolas de la política, educación y cultura.

En la actualidad acoge cada año a una media de 4.000 profesores, investigadores, artistas, científicos y otros profesionales de la cultura, la mitad de ellos procedentes del extranjero. En estos veinte años se han celebrado más de 1.100 actos, protagonizados por unos 2.500 especialistas.

Dentro de la atención prestada a la historia más reciente, y en concreto a la recuperación, conservación y difusión de la Edad de Plata (1868-1936), uno de los mayores logros ha sido la creación de un Centro de Documentación que custodia todo tipo de materiales relacionados con la Edad de Plata y con el exilio posterior a la guerra civil.

La Residencia cuenta en la actualidad con un archivo de más de 180.000 documentos y una biblioteca especializada de más de 125.000 volúmenes.

El País