El Festival de Cine de San Sebastián dará protagonismo a la obra de Ernst Lubitsch y a la emigración

El 54º Festival de Cine de San Sebastián rendirá homenaje a Ernst Lubitsch entre el próximo 21 y el 30 de septiembre con una retrospectiva que rompe estereotipos e incide en toda su obra. Se le conoce sobre todo por su maestría para poner en solfa al ser humano y la sociedad de su época con sarcasmo y elegancia, pero Ernst Lubitsch, director de Ser o no ser o Ninotchka, ya había dejado huella en el cine mudo antes de convertirse en el rey de la comedia. El certamen dedicará también un ciclo a la emigración.

Los responsables del festival presentaron la imagen y el contenido de las retrospectivas de la próxima edición. La primera estará dedicada a Lubitsch (Berlín, 1892-Los Ángeles, 1947), director discreto y guionista audaz "inspirador de carreras de maestros más recientes como Billy Wilder", según señaló Mikel Olaciregui, responsable del certamen.
En San Sebastián podremos ver sus comedias más conocidas, como El bazar de las sorpresas (1940), pero también su drama antibelicista Remordimiento (1932) o buena parte de su legado en el cine mudo.

El certamen hizo público que el ciclo temático estará dedicado a la emigración. "El cine ha dado cuenta" de distintos movimientos migratorios, de las "dificultades lingüísticas de los emigrantes, del contraste entre culturas o religiones, del rechazo de los nativos, de los brotes de racismo...", afirma el festival. Emigrantes será un ciclo que se detendrá a analizar todas esas problemáticas y muchas otras a través de una treintena de filmes, entre ellos Gaijin, caminos de libertad, de Tizuka Yamasaki; Espaldas mojadas, de Alejandro Galindo; América, América,de Elia Kazan, o In this world, de Michael Winterbottom.

El País